martes, 29 de septiembre de 2009

Conferencia de Jacob Jiménez: Agudeza visual. Miradas nuevas de la imagen en el arte contemporáneo (in Spanish only)


Del 21 al 23 de de octubre se desarrollarán en la Universidad del Claustro de Sor Juana las estimulantes Jornadas Académicas del Colegio de Arte y Cultura. El título de 2009 es Distorsiones: imagen y mirada. La entrada es libre.

La conferencia de Jacob Jiménez está prevista para el jueves 22 a las 10:15 h, una hora después de la conferencia inaugural de ese día. El tema será Miopía y astigmatismo: arte contemporáneo.

Están invitados a presentarse y participar los interesados en la pintura y el psicoanálisis. Por favor, reenvíe esta invitación a otros interesados en los mismos temas.

http://www.youtube.com/watch?v=99L7lLa0CeE

+

En relación al arte contemporáneo.

por Jacob Jiménez Lechuga

“Los ataques a las Torres Gemelas del 11 de septiembre fueron la mayor obra de arte (confeccionada por el diablo) que se haya hecho jamás”

Karlheinz Stockhausen.

I.

“Sería bárbaro escribir Poesía luego de Auschwitz”, decía desencantado Theodor Adorno casi al mismo tiempo que le daba por divagar acerca de la persistencia y la pertinencia de la filosofía en el mismo contexto. Este gesto de desengaño muchas veces citado, retorcido y enriquecido en las discusiones de academia, hace de puente (hacia ninguna parte) entre la ausencia de directriz ideológica de hoy y aquella originada por Marx, Nietzsche y Freud, los filósofos de la sospecha, en el siglo XIX.

Así inauguran los museos y galerías el arte contemporáneo. Críticamente hablando, el término “contemporáneo” se utiliza a menudo para designar la eventual declinación del estilo en las artes luego de los eventos que dieron fin a la guerra mundial. Esa declinación del estilo no es otra cosa sino el derrocamiento de los grandes relatos, los que para Marx constituían la superestructura ideológica (Arte, Filosofía, Ciencia, Religión, Política…) y que, luego de la caída del socialismo real, incluyen entre los abatidos al mismo discurso marxista, marcando el fin de los manifiestos e imposibilitando así las duplas vanguardistas de arte y ciencia, arte y política o arte y sociedad.

“Arte contemporáneo” es, en esencia, un oxímoron. La fortuna del arte de hoy depende, en todo caso, de que sea “bien gustado”. Los artistas, los intermediarios de la obra y los espectadores buscan que el objeto o la imagen de su elección sean afables, agradables, simpáticos o, en el mejor de los casos, que les caigan en gracia.

Pero no necesariamente en sentido decorativo o corporativo. Incluso las artes que se expresan fuera de los círculos oficiales, como el grafiti o las artesanías, están sometidas a esta nueva regla de cordialidad.

Jasper Johns, Damien Hirst… Nunca antes en la historia del mundo había habido tanta prosperidad (mediática, económica…) para los artistas que sepan ajustarse al azar que nos sugiere el capitalismo salvaje –“el mundo es un casino”, decía Fidel Castro-, a la paciencia y al hado de la afabilidad en la abdicación al estilo…

Martes, 29 de septiembre de 2009

No hay comentarios: