miércoles, 15 de septiembre de 2010

A MAD look at oral exams (in Spanish only)

(¡RING¡ ¡RING!)
- ¿Hola, sí, qué se le ofrece? Sí, Él habla. No, no estoy interesado. Muchas gracias de cualquier modo. Hasta luego.
 Ah, ¿pero cómo? ¿Usted hizo una crítica de mi Obra? ¿Y la va a presentar en la Academia de San Carlos (de la UNAM)? Sí, así ya cambia la cosa. ¿Y en cuánto me va a salir el chistecito, más o menos? ¿Nada? ¿Es gratis? ¡Ah, es su examen final! ¡Qué bien! Sí, sí es un honor, pero creo que lo valgo.
Voy para allá.
OLIMPO SECCIÓN BARRIO SUR DE LA CIUDAD DE MÉXICO. JUEVES, 26 DE AGOSTO DE 2010. 13:00 HRS.
- ¡Musas! ¡Alistad la bañera, mis ropas y el carruaje! ¡Pronto! ¡Hoy nos dedican una ofrenda en Academia!
¡Apoteótica Talía! ¡Gloriosa Melpómene! (musas de la Comedia y la Tragedia) ¡Levantaos y dirigíos a por las cervezas y la marihuana! ¡Prostatuere! ¡Hōra! (musas de la Pornografía y el Fornicio) ¡Aprestad a los Crápulas, que bajamos del Olimpo en una hora!
¡Abran paso, eméticos mortales, que voy a entrar!
(Se abren las puertas de la Academia, en el centro de la capital del Post-Apocalipsis. Al fondo, los yesos. Las comadres se arquean a cada paso Suyo)
“¡Es Él, es Él!”, grita una virgen en la primera fila del anfiteatro. Me reconoció cuando me quité la capa y las gafas oscuras. Si Cantinflas hubiese realizado La Sociedad de los Poetas Muertos, esta sería su aula: incómoda gradería de madera, inseguros tomacorrientes, tinieblas a medio día…
 ¡Que de inicio la Noble Lid!
Se apagan las luces de sempiterno y titilante neón. Un cañón Cannon dispara el primer fotograma: una copia del cuadro titulado “ESTO: Los Rituales del Caos”, deconstruído en Número Áureo, revelando así  los misterios jamás contados detrás de la Obra Maestra:
[ESTO-chico.jpg]
Acrílico sobre madera. 90 x 70 cm. 2008.
Inhalación profunda. Pasmo generalizado.
Invocación. La voz de Parrasio, idéntica a la de Jesús en “Marcelino Pan y Vino”, emerge memorable y digitalizada de un altoparlante. Dice:
- ¡Quién osa interrumpir el tieso, vibrante y empapado flujo de mi don!
- ¡Yo! ¡Y no te tengo miedo, vejete decrépito!
Comienza así la lucha entre Montserrat y Parrasio. Entre la Licenciada y los Sinodales. Entre Críticos y Artistas. Entre la Pintura y Cualquier Otra Monserga.
Se hicieron de palabras. El debate vino en coro. Para mí, ganó Montserrat. ¡Alabadla! ¡Salió grande!
Pulgares arriba. El cristiano se comió a los leones aunque eso, dicen, viene siendo algo así como romanesco.
La fiesta sigue. Entra Sol Zamora Corona en vestido corto, toda de negro, incluso la tiara de flores.
Valió la pena el show únicamente por haberla visto sexy en medias negras, declamando poesía china de la dinastía Tang.
¡Vítores a la poetiza!
El humo de la ciudad, la acritud de la Academia, los horrores de la Universidad, la petulancia de los Doctores Sinodales (que con toda su sapiencia apenas comienzan a sospechar que la comunicación, el ser y el arte son farsas, sin los huevos para confirmar que viven de hacerse chaquetas mentales uno a otro) y de las Ninfómanas, comienzan a debilitar la carne de Él. Desmejorado, con lacerado semblante, decide que es hora de volver a casa. El Olimpo le espera de vuelta, pletórico, para revolverse en nuevas y excitantes acometidas de sexo, drogas y barrocanrol.
¡Arre, Crápulas! ¡Nos vamos!
¡Gracias Montserrat! ¡Gracias, Sol!
(Y gracias al Vate Alonso por aderezar la brega)
¡Excelsior!

http://www.zutroy.com.ar/imagenes/lifeinhell/school8.gif

No hay comentarios: