jueves, 21 de abril de 2011

Nota sobre las "lecciones" en Inspiración Digital, el blog de la poetiza Roser Amills, en la versión digital del diario español La Vanguardia (in Spanish only).

¡Mil gracias, Roser!
***
¿Qué son las “Lecciones de vuelo para mujeres”?
Nuestras Lecciones de vuelo para mujeres son clases poéticas, de carácter lúdico, acerca de las mujeres y sus “semblantes”. Consisten en un desnudo femenino que ha sido donado por la modelo a modo de autorretrato y un texto del escritor y psicoanalista mexiquense, Sahid Jiménez.
¿Cómo les dais difusión?
Las clases se distribuyen sin costo, semanalmente, a través de correo electrónico o pueden descargarse directamente desde el blog Cadera.
¿Qué proceso sigue cada imagen desde que os llega hasta que se publica?
Yo recibo la imagen o el video de una de nuestras institutrices de vuelo y luego mejoro digitalmente eso que recibo, pensando en dónde y cómo añadir los textos que me envía Sahid, quien es mi hermano. Al final, allano detalles y hago pública la “lección”.
¿Se publica sólo online?
Aunque nuestro soporte es siempre la red, la Lección #19 se publicó sobre papel en un magazine local de México-Cuernavaca titulado La Piedra, el video de la #28 fue requerido para proyectarse en un festivalito de cine porno llamado Bataclán InterNacional aquí en Ciudad de México y cuatro “lecciones” inéditas fueron impresas y enviadas a exponerse en la Galería Alicia Brandy, de Argentina, a finales de 2010.
¿Cómo empezó todo?
Justamente a principios de ese 2010, después de una extenuante mudanza y luego de enviar mis dos últimos cuadros a un festival de arte italiano (donde me publicaron en catálogo y me tradujeron parte de una entrevista), decidí darme unas vacaciones en mi carrera como pintor para dedicarme exclusivamente a dibujar. La verdad es que pintar me encanta, pero se ha vuelto muy caro y lento. Así, entre la inmediatez del dibujo y el tiempo gastado en Facebook, encontré una convocatoria para un concurso regional de novela gráfica en la que participé con una historia contada en 15 páginas a través de un hibrido analógico-digital. Un año antes había trabajado de cartonista editorial para una revista de política que me demandaba velocidad, creatividad, originalidad, estilo y capacidad de corrección al minuto, por lo que me vi obligado a aprender a usar el Photoshop y así, con esas artes, pude terminar a tiempo mi participación en aquel concurso, antes del cierre de la convocatoria.
Y…
No gané, pero mientras trabajaba en la historieta me di cuenta que, poco a poco y sin haber tomado conciencia de ello, tenía almacenados en el ordenador una cantidad gigante de materiales inéditos muy buenos, tanto pictóricos como fotográficos, que no tenía dónde exhibir y que quizá a algunos les podía parecer, al menos, interesante. Saqué una de las cientos de fotos de desnudo que uso de referencia para mis cuadros y le edité digitalmente unas luces que consideré imposibles de hacer en pintura.
¿Y cómo entró tu hermano en las “Lecciones de vuelo”?
Inmediatamente después le envié un correo electrónico a mi hermano, quien vive más o menos a una hora y media en auto de mi domicilio actual, y le pedí que me escribiera un par de frases o aforismos acerca de mujeres, pensando en subrayar el concepto de la foto esa que recién había trabajado. Para mi sorpresa, Sahid me respondió casi al minuto con un conjunto de microtextos bastante geniales de entre los cuales pude elegir aquel que más se ajustaba a la imagen. Me gustó cómo quedó y, para hacerla pública, la envié a mis amigos y contactos de la red bajo el asunto de “Lecciones de vuelo para mujeres, clase #1”.
¿Y el título, de dónde salió?
¡Todavía hoy, casi un año después de ese primer envío, me pregunto de dónde saqué el título! Lo único de lo que estoy cierto es que, habiendo pensando en que se trataba de “lecciones”, así, en plural, debía añadir un número 1 al título, ¡pero jamás imaginé que habría una clase #2!
¿Cómo reaccionaron los primeros receptores?
De inmediato comencé a recibir comentarios muy elogiosos que me entusiasmaron o que me obligaron directamente a hacer una segunda entrega que, como tenía material de sobra para ello, calculé podía realizar semanalmente, en caso de hacer una tercera y una cuarta emisión.
¿Y lo de solicitar imágenes a mujeres anónimas?
Al principio no había pensado que, si bien tengo cientos de registros fotográficos originales de desnudos femeninos, se trata solamente de dos o tres modelos a las cuales, de hacer capítulos semanales, iba a tener que repetir hasta la nausea. Fue así como se me ocurrió solicitar a mis contactos mujeres (entre las que se encuentran modelos, estudiantes de artes y artistas de carrera), imágenes para trabajar en caso de emergencia.
¿Y cómo respondieron?
La contestación fue asombrosa. ¡Al día siguiente contaba con varios registros completamente nuevos que me permitieron realizar la “lección” número dos en cuestión de horas! Al cabo de una semana ya contaba incluso con “institutrices” recurrentes que se habían enganchado al juego sin saber exactamente nuestro modus operandi.
¿Y ahora haces vídeos?
Otro problema que surgió con el tiempo fue el de mi aburrimiento crónico, mismo que me impide darle continuidad a una idea. Se me ocurrió así que, sin ninguna experiencia previa en la edición de formatos *.gif, podía hacer el mismo juego pero con secuencias animadas. El efecto fue, por decir lo menos, refrescante, y me permitió sostener un poco más de tiempo el interés semanalmente.
¿Cómo los haces?
Agotando mis recursos y absolutamente ignorante del medio, me conseguí un software de edición de video y comencé a pedir clips cortos para “lecciones” audiovisuales. Tardó meses en llegar uno.
Háblanos de tus influencias…
En relación al estilo con que trabajo, inicialmente estaba muy influido por Dave McKean, pero me obligo a no identificarme con su trabajo y me he encontrado con muchos artistas muy buenos, relativamente poco conocidos, que me parecen muy enriquecedores, como Marko Beslac, aunque para ser honesto, el acabado de las imágenes me lo dicta el material mismo que recibo a modo de autorretratos, de modo que la atmósfera, la forma y el evento estético está siempre del lado de las mujeres, quienes son a la vez espectadoras y creadoras de la obra al aportar las reproducciones de sus cuerpos, junto con los textos de Sahid que son el soporte de toda la idea.
¿Y vuestros próximos proyectos?
En mayo estaremos estrenando nuestro dominio punto com desde donde pensamos lanzar las LDVPM junto con otros trabajos alternativos a la serie actual, que como se ve, crece.
¿Tienes previsto un final para la serie?
Sí. El día en que yo deje de recibir fotos o videos nuevos de mujeres y que haya agotado todas mis referencias y registros personales, ese día estaremos haciendo la última de las “lecciones”. ¿Cuándo sucederá eso? No lo sabemos.

No hay comentarios: